El legado de Oscar Catacora

 



El brillante cineasta puneño Oscar Quispe Catacora acaba de fallecer el 26 de noviembre, a la temprana edad de 34 años. Será recordado principalmente por haber realizado la primera película peruana en lengua aimara, Wiñay Pacha. Cinta que relata la historia de exclusión de una pareja de ancianos, Willka y Phaxsi, que viven en lo más alto y abandonada de nuestra serranía y que añoran la partida de su hijo a la ciudad. La película fue candidata peruana a los premios Oscar y Goya; obtuvo el premio a mejor ópera prima y fotografía en el festival de cine de Guadalajara.

 La película es la consecuencia de un conjunto de valores, actitudes, prácticas y emociones pocas veces vista en un artista peruano en general, y un cineasta en particular. Catacora resume el perfil de avanzada de un tipo de profesional y ciudadano. Se trata de la experiencia vital de un artista que ama y se siente orgulloso de su origen andino e indígena. Y que considera que la identidad etnocultural es un componente nuclear de la vida pública de los peruanos.

 En un contexto donde la juventud se somete de modo acrítico ante la influencia de la cultura occidental, Catacora nos enseña cómo ser universal siendo andino. Nos deja una pista, un desafío colosal. La vida privada de Catacora estaba alimentada de profundos valores de solidaridad, compromiso, respeto, fidelidad, laboriosidad y deseos de realización a través del arte. Su tierna mirada era un mensaje de afecto y diálogo. Su natural prudencia y mesura es un ejemplo de postura ética.

 Catacora sabía que el cine era el vehículo artístico y cultural por medio de cual se podía tocar los corazones de los peruanos y sacarnos del marasmo de la discriminación racial y el abandono de los más débiles. Por otro lado, en Wiñay Pacha no sólo actúan dos ancianos, hay un actor-otro que evidencia la concepción del mundo del director. Ese actor-otro es la naturaleza, la Pachamama, el Ser en la cosmología andina. Presidido por el monte Allincapac, majestuoso apu que nos acompaña en toda la película; pero también están las vertientes de agua, los animales, las apachetas, el clima, el frío, las piedras, los sembríos. Nuestro Ande en todo su esplendor se luce en Wiñay Pacha. Catacora sabía que no podía tejer una historia sin el telón de fondo que sostiene el animismo espiritual y cultural del poblador andino. Oscar, grande es tu legado.


Foto: https://christianreynoso.lamula.pe/2021/11/30/se-cierra-el-telon-oscar-catacora/christianreynoso/

Columna publicada en el diario Viral de Arequipa, 1-12-21

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Otra vez atizando la discriminación contra Puno: la Zona Franca

¿Qué es un q'ara?: Concepto clave en el indianismo político

Escándalo en examen de admisión UNSA 2007