9 de diciembre de 2009

Pedir perdón por el daño histórico a la población indígena, amazónica y afroperuana

Me entero por Facebook que el secretario nacional de AIDESEP, Saúl Puerta, valora el perdón pedido por el Presidente de la República a la población afroperuana por el daño histórico causado. Pues como sabemos, el Estado peruano y el poder de turno en los siglos pasados favorecieron la esclavitud de hombres y mujeres del continente africano para dinamizar la maquinaria extractiva y opresiva.
Pero, me pregunto si lo que realmente se impone es pedir perdón de verdad, es decir, incluir en el perdón a la población amazónica e indígena que fue motivo de genocidio, violencia y abuso sistemático y discriminación abierta. Al final, todo ello desembocó en una poderosa conciencia racializante y racista que prevalece en el país. Y que es una de las causas principales del "bloqueo" permanente en el que se encuentra el Perú.
Me pregunto, además, cuánto se hace para revertir eso en el terreno educativo. Me pregunto, hasta qué punto la memoria del más grande novelista peruano, José María Arguedas, sirve como referente para este objetivo.
Me pregunto, cuánto sirve la instrucción pública para subsanar estas heridas. Me pregunto, hasta cuándo seguiremos llamando "conquista de América" al genocidio más grande de la historia de la humanidad. Me pregunto, si se enseña claramente que el modo de producción feudal de la Europa Occidental del S.XVI -siguiendo la terminología marxiana- cambió gracias al saqueo de la riqueza americana.
Me pregunto, si seguirán existiendo políticos y limeños que pensaban, como en el siglo pasado, que los "provincianos" deberían tener "pasaporte" para ingresar a Lima.
Me pregunto, si algún día habrá reparación y reconciliación entre los peruanos. Me pregunto, si seguiremos eligiendo tipos como Giampietri, Rafael Rey o a los Fujimori.
Me pregunto, hasta cuándo elegiremos sin informarnos, sin analizar y con pobreza de criterio. Me pregunto, si somos conscientes de las hondas y permanentes fracturas entre todos los Perú, entre todas las sangres.
Tanta preguntas, incluida la posibilidad de refundar por segunda vez la República, la necesaria reorganización completa del territorio nacional, las relaciones más inteligentes con nuestros vecinos y la posibilidad de una diplomacia integracionista y a la vez estratégica con la región latinoamericana. En fin, mejor me detengo y me dedico a mi tesis, porque termino en lo de siempre: sufriendo mi peruanidad

2 comentarios:

Vanessa dijo...

Hola profe, estoy leyendo esta publicación en su Blog y me llamo mucho la atención éste fragmento..."la población amazónica e indígena que fue motivo de genocidio, violencia y abuso sistemático y discriminación abierta" y debo decir que se sigue dando, aún el gobierno no los toma en cuenta, tal vez en mi humilde opinión el perdón debe darse haciendo leyes para su protección a su cultura que gracias a ellos seguimos manteniendo, además del respeto que se merece.

Ada Huamán dijo...

Efectivamente, García debería pedir perdón a los pueblos quechua, aymara, aguaruna, achuar, matsiguenga, asháninka, huitoto, etc. por siglos de opresión y arrinconamiento, sólo se sabe de ellos cuando hay alguna masacre, como las que se perpetraron durante su primer gobierno y en el actual, está aún fresco el recuerdo de la masacre al pueblo aguaruna.
Estos ciudadanos peruanos que sólo son conocidos por los limeños como "nativos", "indios" o "provincianos", no ejercen sus más minimos derechos reconocidos por la constitución, porque en nuestro país ellos son sólo ciudadanos de segunda.
Está muy interesante tu blog, luego quiero entrar a ver los videos de Foucalt.

Saludos,

Ada