27 de febrero de 2009

El pintoresco Antero Flores-Araoz: pendejada criollaza

Antero Flores-Araoz es tan parecido al Gral. Donayre: criollazo, pendejo y con aspiraciones de poder muy marcadas.

Pero, la gota que colmó el vaso de mi atención han sido las expresiones cavernarias, antidemocráticas, discriminatorias e ignorantes en contra de la donación que el gobierno alemán pretendía ofrecer al Perú, para establecer un museo de la memoria de la violencia vivida en la década del 80 y 90. La idea de Antero es clara: si alguien quiere donar algo al Perú, debe ser lo que al gobierno le parezca. ¡Tamaña estupidez tercermundista!

Sencillamente lo que se quiere ocultar es la evidencia de que la violencia de la guerra interna no sólo fue responsabilidad de los maoístas de Sendero Luminoso; sino del Estado peruano. Y allí los gobiernos de García y Fujimori son la vedette.

¡¡¡Ay, Antero, y pensar que además eres uno de nuestros más célebres racistas!!!
A propósito de Antero Flores, cómo serán nuestros políticos, que cambian de camiseta partidaria como de ropa interior. Antero no tuvo reparos en renunciar al derechista PPC, aliarse al gobierno aprista y sólo para mantenerse vigente y presidenciable (en la alucinación del criollazo).

(Otro que hizo el mismo "trabajito" fue Yehude Simon, pero esa es otra historia.)

Más bien, me voy dando cuenta que para ser un político de fuste en el Perú, cualquier ciudadano debe contar con una gran cuota de autoritarismo, pendejada, cinismo, viveza criolla y movimientos de camaleón. Sí pues: nuestros políticos son nuestro espejo.

Con razón los que merecen gobernar no gobiernan, ni gobernarán jamás en el Perú, porque sencillamente no sintonizan con la población. A propósito, hoy revisaba Entre Escila y Caribdis de Augusto Salazar Bondy y deducía con nostalgia cómo un colectivo político de gran calidad humana, intelectual y mística como el Movimiento Social Progresista no alcanzó la aceptación popular. En fin, siempre estaremos condenados a elegir mayoritariamente, a los gobernantes que nos merecemos, a los gobernantes que expresan nuestro nivel de madurez e identificación. Sencillamente, el espejo que queremos ver. ¡¡Buah!! tantas ideas se me vienen a la cabeza, prefiero escoger la imagen que engalanará este post.

No hay comentarios.: