10 de febrero de 2009

Corrupción del gobierno aprista alienta opción radical en el 2011


La cínica permisividad de la corrupción en el actual gobierno aprista alentará, no queda duda, una opción radical, fuerte, "antisistémica" y moralizadora.

Por ejemplo, la arrogancia autoritaria con la que la congresista Mercedes Cabanillas se despacha en los medios tratando de dejar esclarecida su honra deja mucho que pensar.

La suavidad con la que se enfrenta el escándalo de los petroaudios es otro asunto escandaloso. Y ni que decir de la propuesta de una contralora que falsificó documentos para presentarse como una profesional formada en el extranjero.

En fin, muchos blogs y diarios tratan con detalle estos asuntos. A mí me queda claro que por lo menos al interior del país, la cólera contenida está fermentándose. Y ahora que se pondrá de moda el papel interventor del Estado en la economía, nos espera una campaña fascinante...como todas las elecciones presidenciales en el Perú.

1 comentario:

Locomotion dijo...

Urge Petrovacancia Presidencial, mientras esta Provincia de Narnia aún no es una aldea chilena