10 de septiembre de 2008

Sacerdotes Maryknoll echados de Puno por Obispo Opus Dei


La poderosa ala conservadora de la Iglesia Católica arremete con fiereza en el altiplano puneño. Fastidiado hasta el límite por la progresista posición de amar la cultura de los pobres quechuas y aymaras de Puno, que encarnan con valentía los sacerdotes Maryknoll, el Obispo de la Prelatura de Juli José María Ortega Trinidad ha dispuesto que a partir del 1° de enero de 2009 no quiere ver sobre suelo altiplánico a los sacerdotes Jaime Madden, Miguel Briggs, Roberto Hoffmann y Edmundo Cookson.

Se trata de un hecho histórico dentro de la Historia de la Iglesia Católica del sur andino y de discusión sobre los límites, acciones y ceguera del fundamentalismo católico de los ultramontanos (de derecha) que vienen desactivando la que fue ejemplar "Iglesia del sur andino" (ejemplo vivo de amor por los pobres y de defensa de los derechos humanos)
ALGO DE LOS MARYKNOLL EN PUNO

Puno, el Péru y el mundo debe saber que la labor incomparable de los Maryknoll en Puno puede dar para cientos de páginas sobre Misión Religiosa y Opción por los Pobres. Algunos datos de sus obras las extaigo de una carta abierta que viene circulando por la Red:

- Llegaron hace 65 años invitados por el Obispo Salvador Herrera.
- Aprendieron quechua y aymara, y amaron estas culturas.
- Vivieron en las misma comunidades campesinas.
- No juzgaron sus culturas: acompañaron su crecimiento.
- Construyeron innumerables complejos parroquiales.
- Crearon cooperativas de ahorro y crédito.
- Fundaron escuelas parroquiales para niños quechuas y aymaras.
- Fundaron el Seminario Menor San Ambrosio.
- Crearon bibliotecas comunales que entregaban a las comunidades.
- Crearon botiquines comunales y formaron a promotores de salud.
- Crearon una de la experiencias radiofónicas únicas de América Latina: Radio Onda Azul.
- Apoyaron activamente la alfabetización masiva a través de escuelas radiofónicas.
- Fomentaron la recepción de sacramentos en parroquias y escuelas del campo.
- Tuvieron escuelas y colegios a su cargo, cuidando que quechuas y aymaras no fueran excluidos.
- Formaron, como labor pastoral, a laicos y laicas.
- En 1957 les fue confiada la Prelatura de Juli, no era para menos.
- Crearon y dirigieron el Seminario de San Martín en Puno.
- Fundaron la Escuela de Catequistas en Puno, modelo aplicado a nivel nacional y mundial.
- Promovieron técnicas agropecuarias, concientizaron sobre la realidad social y formaron líderes a través del Instituto de Educación Rural (IER).
- Promovieron el estudio de la cultura andina, mediante el Instituto de Estudios Aymaras (IDEA).
- Apoyaron activamente a los campesinos en el derecho de recuperación de sus tierras.
- Ante la inacción del Estado, apoyaron en épocas de sequía e inundaciones.
- Crearon en Círculo Justicia y Paz para reflexionar sobre la violencia senderista
- Crearon, junto a otros agentes pastorales, la Vicaría de Solidaridad de la Prelatura de Juli, que defendió la vida de los más pobres y fortaleció la paz (Sendero se contuvo en Puno por la férrea acción de sus campesinos y por el sólido background que generaron los Maryknoll).
- En la Universidad Nacional del Altiplano crearon la Pastoral Universitaria.
- Por su inmensa labor han sido condecorados por la Municipalidad Provincial de Puno (2007) y por la Federación Campesina de Puno.
¡¡¡ PERO SE VAN !!!

Regalaron generosamente su vida y obra por 65 años, pero eso es simple polvo para los ultramontanos encaramados en la jerarquía del poder católico. No hay explicaciones, solo se tienen que ir. No hay más gracias solo "se van". Se han apartado, "se han viciado, se volvieron terrenales, amaron a los indios y sus costumbres heréticas" y "se van".

Jaime Madden fue elocuente "tenemos nuestra raíz acá", pero eso no importa. Se apartó de los lineamientos esparcidos por el fundamentalismo que domina a la actual jerarquía. Felizmente, el mundo da vueltas y regresarán, quizás no ellos, pero siempre habrá comprometidos por causas justas y dignas. De eso no queda duda.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

No creo que amar la cultura quechua y Aymara sea razon suficiente para hechar unos sacerdotes del Sur Andino. Creo que el problema está en irse a los extremos y eso hace daño a la misma Iglesia, puesto que los "Conservadores" hablan mal de los "Liberales" y viseversa.

Yo amo mi cultura y nunca he tenido problemas con nadie, ni tampoco he presentado este hecho como bandera de batalla... Hay que saber situar cada cosa en su lugar.

Negro Mendoza dijo...

esos del opus dei no los soporto deberian de encarcelar a cada cura del opus dei y tambien a ese fanfarron del cipriani.