4 de abril de 2008

La regla del éxito político: rodéate de talentosos



Alguna vez le preguntaron al presidente John F. Kennedy ¿cuál fue el secreto de su éxito político? El trigésimo quinto gobernante de los Estados Unidos no tuvo mejor respuesta que precisar que la grandeza y trascendencia de un estadista, que anhela dejar una huella y legado imperecedero para las futuras generaciones, radica en "el entorno": los asesores.

Para ponerlo en la bella metáfora de Star Wars de George Lucas: todo depende del maestro Yoda que ilumina tus decisiones

Los políticos eligen sus asesores-clave, sin embargo, muchas de las veces no son escuchados. O incluso tenemos los asesores conocidos como eminencia gris, seres que funcionan tras la sombra pero que se caracterizan por recomendaciones "oscuras". Pero lo fundamental es que los políticos recurran a asesores que verdaderamente orienten hacia el logro de grandes objetivos.

Solo con ánimo de confirmación periodística me pregunto ¿Quién asesoraba al matrimonio Fujimori-Montesinos? y ¿quién asesora a los asesores visibles e invisibles? En un medio de caudillos, acaudillización y partidos inexistentes, los asesores terminan siendo, para desgracia, las esposas (E. Karp y N. Heredia) y los padres o hermanos (Isaac Humala e Isauro Fuentes).

A veces pienso que la desgracia de la política concreta radica en la desgracia del entorno que eligen los políticos. He podido comprobar personalmente en mi experiencia periodística, la pobreza intelectual, el fanatismo soterrado, el cálculo clientelista y patrimonialista y la miopía de los asesores.

Aunque pensándolo bien es una relación de ida y vuelta. ¿Qué gana un asesor de polendas con un político veleidoso? ¿Qué gana un político con perspectiva con asesores de "medio pelo"?
Más preguntas periodísticas me invaden ¿No será que asesores y políticos sólo son piezas de la búsqueda desenfrenada del poder? ¿No será que para ellos el elector "cosificado" solo es un miserable artefacto al que hay que extraerle el "voto", a través de argucias y estratagemas? ¿Acaso la insistencia machacona por la construcción colectiva y dialogante de un estadista republicano seguirá postergándose ad infinitum?

No hay comentarios.: