6 de junio de 2007

Comprendiendo el resentimiento indígena/cholo/criollo

Las "inexplicables" manifestaciones o procesamientos contemporáneas del resentimiento indígena/cholo/criollo en sus diversas modalidades y variaciones debe ser, no lo dudo, uno de los campos más apasionantes y a la vez precursores para descuajar, de una buena y santa vez, la herencia más extremadamente ambivalente, altamente violenta y fuente de nuestro racismo hipócrita y clasificatorio: la herencia colonial y precolonial de autoritarismo instalada en el inconsciente colectivo peruano. Es, que duda cabe, una de las fuentes más ruidosas de las desgracias de este cuerpo amado y odiado a la vez: nuestro Perú.


A modo de reflexiva y provocadora entrada conceptual, el rencor es:

"Un profundo resentimiento que se incuba como una enfermedad. El rencoroso se aferra a ese sentimiento de manera obstinada y obsesiva lo cual le provoca debilidad en su salud mental. La persona que siente rencor suele "rumiar" sus rencores, aumentándolos generalmente con fantasías creadas por sus pensamientos que nada tienen que ver con la realidad".

(Concepto disponible en: usuarios.lycos.es/doliresa/index-24.html)

Y también no menos apasionantes son las formas conscientes y enrevesadas (algunas veces dulces y dolorosas) de limpiar el estigma, la marca dejada en los primeros y actuales heredederos (producto, esta de mas decirlo, de contactos carnalmente estigmatizadores).

No hay comentarios.: