15 de diciembre de 2006

El vicepresidente desautorizado y el obispo intolerante

Las últimas 24 horas en Puno han puesto al descubierto una actitud actitud similar en dos autoridades: irse de boca.

1. El flamante vicepresidente regional Mauro Justo proclamó de paporreta, a los cuatro puntos cardinales, que la agrupación Avanza País acaudillada por Hernán Fuentes habría establecido una alianza de gobierno con el Partido Nacionalista y el grupo regional MAS de José Gutierrez. No pasaron unas cuantas horas y terminó fulminado por la desautorización pública y con roche del mismo Fuentes. Peor todavía cuando los dirigentes de las agrupaciones aludidas mostraron su extrañeza. Justo es verborreico y acelerado. Debería hablar menos si quiere llegar sin magulladuras al final de la gestión.

2. Al conservador obispo de Puno Juan Carreón no se le ocurrió mejor idea que pedir la devolución de algunos objetos de valor del renovado Museo Dreyer de la ciudad lacustre. ¿Por qué? Sencillamente porque el obispo avista en el futuro una ola de inseguridad moral en la municipalidad, como consecuencia de la elección de Luis Butrón del partido pro-evangélico Restauración Nacional. Lo que no sabe Carreón es que no debe tener miedo a Butrón, pues es un católico "invitado" al partido de Lay. Debería, el obispo conservador, preocuparse en establecer puentes de diálogo e integración

No hay comentarios.: