14 de septiembre de 2006

Danzas autóctonas altiplánicas y universitarios puneños

La Universidad Nacional del Altiplano de Puno auspicia, desde hace un buen tiempo, al igual que en Bolivia, las paradas universitarias. Suerte de fiesta dancística y juvenil que a modo de pasacalle recorre las principales calles de la ciudad del Lago.

Cada facultad o escuela profesional prepara una danza, ensayan la coreografía hasta llegar a la perfección, incluso se destinan fondos universitarios para auspiciar la respectiva parafernalia. Claro no faltan las cuotas (a veces "obligatorias") de docentes y estudiantes.

Como Puno es la capital del folklore peruano, no debe extrañar que el interés que los universitarios otorgan a esta significativa actividad, a veces supera lo normal. Como la Festividad de la Virgen de la Candelaria (en febrero) es una modalidad más de catarsis y (supongo) sana diversión.

Para este año, los organizadores (nada menos que presididos por la Oficina de Proyección Social de la universidad) se propusieron revalorar las danzas autóctonas altiplánicas, verdaderas manifestaciones aceradas de identidad quechua y/o aymara. Pero también, a última hora, han sido consideradas las danzas "de luces", expresiones mucho más mestizas, seductoras y cercanas a la modernidad andina.

En fin, el dictado de clases se suspendió. La suspuesta emergencia académica en la que creíamos nos encontrábamos pasó al olvido (pues recién hemos empezado el Año Académico 2006, hace unas semanas).

Ni modo, ya aprendí y respeto que la búsqueda de la plenitud o la felicidad o, lo que es lo mismo, el patrón ético (para muchos puneños) se sostiene en el éxtasis y el goce sensorial.

¡Bravo por sus cultores y ojalá gané la Escuela de Comunicación! (donde obviamente trabajo)

1 comentario:

Anónimo dijo...

Estimado profesor de la UNA de Puno, su articulo reafirma que Puno es la capital del folklore nacional, sin embargo hace mas falta la difusión del mismo a fin de genera mayor turismo. Fernando