24 de junio de 2006

Daniel Abugattás e Isaac Mekler, dos oportunistas más


El conflicto judío-palestino o israelí-árabe, respectivamente, es uno de las fisuras más dolorosas de la especie humana en los últimos siglos. Se trata del enfrentamiento entre dos naciones por la ocupación más que geográfica de una de las zonas más simbólicas de Oriente Medio: Palestina. Allí donde musulmanes y judeo-cristianos han hecho gala de feroces tácticas de exterminio y terrorismo; donde la fuerza de los partidos políticos se define por el grado de odio hacia árabes o judíos.

Pero ¿qué tiene que ver el Perú con ese asunto? En realidad muy poco, salvo el rechazo hacia las variadas formas de violencia que ambos han lucido en las últimas décadas. Lo interesante surge cuando el inefable Isaac Humala –padre de Ollanta, Antauro y Ulises- dejó entrever la forma de ingreso al proyecto nacionalista del judío Isaac Mekler y el palestino Daniel Abugattás.

Al parecer Mekler, capitoste de la comunidad judía en el Perú, acusó a Ollanta Humala de antisemita (término que califica a quienes proponen la discriminación a los judíos). Inmediatamente, y con pobrísimo cálculo, Ollanta decidió incluir en “el proyecto” al supuesto extorsionador como candidato al Congreso por el Callao, además el comandante previó beneficios futuros de una alianza con los judíos. Solamente que nadie pensó, que el patriarca de los Humala propusiera que, si se había incluido a un judío, por qué no invitar a un palestino. Así apareció en la escena nacional el estridente y hasta ese momento desconocido Daniel Abugattás.

Como resultado del enjuague, ambos personajes no dejan de hacer noticia y la harán por largo tiempo, ya que el pueblo chalaco y limeño los ha elegido congresistas. Con Mekler seguirá la línea de presencia judía en la política peruana, Elianne Karp y Waismann son un claro ejemplo. Con Abugattás tenemos a un ruidoso y violento defensor de Humala, retirado de vocero por insultar –como era de esperar- a la judía primera dama peruana.

Mekler se muestra como un sujeto ponderado, pero no por ello astuto y calculador. Con un rostro angelical y democrático nos vende la idea del judío tolerante y próspero. Abugattás hace justicia a la sangre palestina: confrontativo, beligerante y hasta barbudo. Las pifias a la hora de recibir su credencial y anteriormente sus desatinadas apariciones lo han mantenido en vitrina mediática. Al parecer eso era lo que buscaba.

Mekler y Abugattás no son Medina y Arenas, mucho menos Mamani o Apaza. Son dos ciudadanos que representan intereses personalísimos y en el mejor de los casos, algo de sus comunidades, la judía y palestina, respectivamente. No representan los ideales del nacionalismo humalista, salvo como pantalla o careta para distraer a los desinformados. Ellos saben muy bien para qué han llegado al Congreso. Ha sido una oportunidad para ambos y la han logrado, a costa del caudal de votos golondrinos que un día estuvieron con Fujimori, otro día con Toledo, ahora con Humala y mañana sabe Dios con qué otro caudillo mesiánico.

Abugattás y Mekler no surgen de alguna doctrina política peruana, ni son herederos de una de las tres vertientes que alimentan el pensamiento ideo-político nacional (la socialista inaugurada por Mariátegui, la social-cristiana de Víctor A. Belaúnde o la social-demócrata de Haya de la Torre). Son simplemente dos adherentes de la conducta socio-política que descuida los principios fundamentales (doctrina, ética y filosofía política); sólo toman en cuenta las circunstancias de tiempo y lugar (el Perú del 2006 y nada más) y aprovechan al máximo las situaciones para obtener beneficios, sin tomar en cuenta principios o utopías colectivas de un Perú diferente, solidario y superior.

Lamentable elección del comandante, que se suma a las tantas de escurridizos personajes sin trayectoria, sin pasado, sin línea de vida. Personajes que se subieron al buque nacionalista para alcanzar sus apetitos personales. En pocas palabras son dos oportunistas más. La pregunta, en ese entender, viene sola: si Humala está rodeado de un numeroso coro de oportunistas ¿tendrá algo de oportunismo su movimiento?

Publicado en el diario Los Andes

3 comentarios:

Anónimo dijo...

a mi me parece fascinante Abugattas...cada vez que veo un atisbo de bestialidad en mi...me digo...quieres parecer su hija o que?...al toque me respondo...dios, en ninguna de mis vidas por favor, es mejor que un sermon, mejor que cualquier correctivo

Anónimo dijo...

Me parece un comentario poco informado. No podemos jamas en la vida tratar de equiparar el poderio militar, el financiamiento millonario del ejercito israeli, las estrategias anti humanas del estado judio a los cohetes de fabricacion casera del grupo de insurgentes palestinos que luchan por la autodeterminacion de su pueblo dentro de su propia tierra. Es querer tapar el sol con un dedo. Es negar que las potencias anglo-amricanas estan detras de Israel, le brindan su apoyo incondicional, lo financian y que el Peru, durante la invasion de Gaza que estuvo marcada por el injusto etnicidio de una poblacion civil, cual fiel sirviente de Washington, fue cobarde y no se atrevio a levantar su dedo diplomatico ni a favor, ni en contra.

Hikikomori dijo...

En el contexto histórico real el pueblo palestino es una falacia, por favor no defiendan ciegamente a esos invasores http://www.imninalu.net/myths-pals1.htm