8 de abril de 2006

Triple empate, tres avenidas, tres idearios

El pensamiento ideopolítico peruano tiene tres avenidas claras identificadas a lo largo de la historia republicana:
a) El pensamiento marxista socialista peruano que tiene como máximo exponente al gran José Carlos Mariátegui y que, irresponsablemente seguido por los izquierdistas peruanos, ha devenido en una triste y estúpida caricatura. Ese espacio ideopolítico, en décadas elusivo, hoy es tomado por el caudillo nacionalista Ollanta Humala.

b) El pensamiento sociademócrata peruano que, en clave peruana, aún está cubierto por el partido aprista fundado por otro insigne hombre: Víctor Raúl Haya de la Torre. Socialistas en democracia, los apristas ha forjado una "iglesia cívica" como el mismo Alan García lo expresó en su cierre de campaña. Azarosos y cambiantes, los apristas representan al único partido serio del Perú.

c) El pensamiento socialcristiano peruano, derechista y vinculado fuertemente a las clases pudientes, tiene en Víctor Andrés Belaúnde su origen más importante. Deriva de la opción socialcristiana, son los neoliberales peruanos y los acciopopulistas del dos veces presidente Fernando Belaúnde.

En fin, tres avenidas, tres idearios. Así debió ser desde hace décadas. Pero por desgracia nuestra clase política se encargó de corroerlo todo, de envilecer idearios; y nuestros incipientes ciudadanos compatriotas se encargan cada cierto tiempo de recordarnos que las grandes naciones sólo se hacen con grandes personas que eligen con acierto y toman parte comprometidamente del poder.

A votar, sí, pero con cierto dolor en el alma

No hay comentarios.: