7 de marzo de 2006

La campaña, nuevo experimento de lo que somos y queremos

La actual campaña política presidencial es un nuevo experimento sociológico de lo que somos y lo que queremos. Evidencias contundentes:
1. ¡No! a los mejores candidatos. Es más que obvio que nos resistimos como país a elegir a los mejores candidatos. Ahí quedarán desperdigados por debajo del 10% nacional: Valentín Paniagua (centro derecha), Susana Villarán (centro izquierda), Javier Diez Canseco (izquierda) y Alberto Borea (centro derecha).
2. ¡Sí! a la sorpresa salvadora. Fieles a nuestra endeble identidad y autoreconocimiento como ciudadanos, buscamos alguien que nos salve, alguien que nos conduzca, un tutor.
3. Ajenos al sentido real de la vida política, creemos que "la política es corrupción" y por eso no participamos en política, aún en las acciones más laborales o vecinales. Por eso...
4. Los candidatos al Congreso son lo que son: Verdaderos aventureros a quienes les permitimos un espacio con nuestro voto desinformado y superficial. Pequeños tutores que elegimos para que nos representen.
5. Avidez por lo intrascendente. Lo anecdótico es tema de discusión. No avanzamos hacia conversar sobre las propuestas estratégicas que nos permitan la construccion compartida de un futuro nacional. Los grandes temas nacionales son guardados y más importante es discutir sobre la "píldora del día siguiente", las "campañas bailongueras".
6. Bueno, qué se puede esperar de una dolida población con bajos niveles educativos, alimentarios, económicos y morales. Preocupados por el "día a día", los temas trascendentales de la nación son una fantasía. Más importa lo inmediato, la sobrevivencia.

El Deber
POR ESO LOS PROFESORES EN UN PAIS POBRE Y DESIGUAL, son doblemente responsables: ser eficientes y despertar a los durmientes.

No hay comentarios.: