14 de febrero de 2006

De paso por Lima

Nuevamente de visita por Lima. Sigue igual de descomunal y retrato fidedigno de la principal característica del "ser nacional": la desigualdad. Zonas bellamente edulcoradas y relucientes conviven con violentísimas, pestilentes y pobrísimas humanidades. En fin, así es la Patria: esperando su cambio. Pero lo más chocante, para mí, es este calurosísimo verano húmedo que atosiga mi serranidad arequipeña y me envía repetidamente al agua.

No hay comentarios.: