16 de septiembre de 2005

Retorno a clases y más allá de las homologaciones

1. Concluida la huelga de docentes universitarios: todos a clases. Bueno al menos aproveche el tiempo para cinco cosas positivas: finalizar una investigación sobre imaginarios regionales en el Sur del Perú, renovar y leer material para mí y para mis clases, aprender cómo crear un blog, revisar los artículos para la revista de la maestría y, especialmente, estar más tiempo con mi familia.
2. Tengo la sospecha que la homologación no será efectiva, pero también tengo alojada la esperanza que meritúe a los buenos profesores y se eleve la calidad.
3. Esta huelga me sirvió para llegar a la siguiente conclusión: es ineludible la dación de la ley del sistema nacional de remuneraciones del sector público. Es decir, el sueldo más alto para los trabajadores y funcionarios del Estado debe arrancar con el Presidente de la República y de ahí hacia abajo progresivamente: ministros, diplomáticos, congresistas, gerentes de empresas públicas, magistrados, funcionarios públicos de alto rango, alcaldes, médicos, catedráticos, maestros, enfermeras.... Y así se hace justicia, se ordena el sector público y cuando se disponga un merecido aumento sólo se aplicaría un factor matemático y punto.
4. Pero.... me viene a la mente rápidamente la imagen del tipo de políticos y legisladores que elegimos (fiel reflejo de sus votantes): aventureros que se convierten en modernos corsarios a la búsqueda insaciable del botín: El Estado. ¿Querrán aprobar semejante ley?
5. Queda la esperanza: ¡nada es imposible!

5 comentarios:

Sandro Medina Tovar dijo...

¿Cuál es su opinión sobre lo dicho por Julio Cotler, quien se inclina por mayor la autoevaluación de los maestros y no tanto por los aumentos de sueldos?

Saludos,

Eland Vera dijo...

La autoevaluacion es un albur, pero no la descarto. Prefiero la evaluacion de los alumnos y la que surja de criterios verdaderamente universitarios. Asi como existe acreditacion de universidades, existe acreditaciond de docentes. El catedratico que está al día, produce, investiga, publica, expone en congresos, recibe reconocimientos o premios, despierta el fuego interno de sus alumnos... fácil se identifica. Claro que no hay muchos, pero los alumnos se dan cuenta... no hay cómo eludir el ojo escrutador de quien está ávido de conquistar.

Muriel dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Muriel dijo...

Yo como alumna que da gusto que mis profesores estén siempre al día y no se queden con los conocimientos de la universidad, pero aquellos que si lo hacen también tienen seguidores,ya que sus cursos son los más fáciles, y por ende tienen más alumnos

Eland Vera dijo...

Acertada Muriel, pero a la larga esos "facilistas", sucumben en el nada agradable recuerdo de sus exalumnos. Hace dos décadas tuve algún profesor como los que mencionas, "buenagentesita" pero con el juicio de los años... queda poco... en realidad... muy poco.